Sunday, September 12, 2010

Beso a beso...

Dependiendo del lugar del mundo y las diferentes épocas existen distintas formas de socializar entre personas. Diferentes actos como posturas corporales o contacto físico son utilizados para establecer una comunicación, demostrar afecto, saludar y/o conocerse.

En América latina dada su estrecha relación con los países hispanos, las costumbres son muy similares. Lo normal es un solo beso en la mejilla cuando son conocidos o familiares, aunque en general se suelen dar la mano, sobre todo entre hombres, a excepción de Argentina, donde los hombres se suelen besar mutuamente en la mejilla, apretón de manos, abrazo o beso, realmente da igual. Algo similar está sucediendo en Chile y Uruguay, durante estos últimos años.

En algunas partes de Brasil, suelen darse hasta tres besos. Como todo latinoamericano son bien conocidos por los saludos efusivos, festivos, con besos y abrazos. Entre hombres y si son conocidos, es común un pequeño abrazo y una palmada en la espalda, no más. Entre mujeres y entre mujeres y hombres, darse besos es lo más normal. La cantidad de besos depende de la región, por ejemplo en Brasilia se besan dos veces en la mejilla. Mas al sur, en São Paulo solo un beso es la rutina. 

En México es común un solo beso, y no es boca sobre mejilla, por lo general es mejilla con mejilla y beso al aire, según ellos darle un beso a alguien que acabas de conocer en la mejilla sería muy atrevido.

En Estados Unidos suele ser muy raro lo de darse un beso, incluso entre amigos o conocidos, se suelen estrechar las manos. En familia, los padres pueden dar un beso a sus hijas en la boca.

En Canadá son algo reticentes a cualquier contacto físico, evitando darse la mano en sustitución de un simple saludo oral. 

Uno de los besos más conocidos es el que practican los esquimales, que suelen frotarse la nariz en vez de darse un beso. En el lenguaje de los esquimales, la palabra besar es idéntica a la que se utiliza para decir olor. Por ello en el llamado beso esquimal, se refriegan las narices. 

En Europa lo más normal son dos besos en la mejilla cuando son personas conocidas, o un apretón de manos cuando no lo son, eso sí dependiendo del país la cantidad de los besos varía. En la mayoría de los países (Francia, España, Italia) son dos besos, pero en Inglaterra tan solo uno.

En España, entre mujeres y entre mujeres y hombres, lo normal son dos besos cuando son conocidos, comenzando por la mejilla derecha, y sólo uno cuando no los son. Un apretón de manos es el saludo común entre hombres. Entre mujeres y hombres se ha impuesto la tradición de los dos besos siempre, aunque en familia se suele dar uno. Este beso se caracteriza porque es un leve roce de mejillas únicamente. En algunas partes, como las Islas Canarias, parece llevarse lo de dar un sólo beso, y hay hasta una moda moderna donde los familiares se dan picos entre ellos.

En Italia también son dos besos, pero comenzando desde el lado contrario, por la mejilla izquierda, y sin importar el sexo de la persona, siempre que sean conocidos, cuando no lo sean se impondrá el apretón de manos. 

En Hungría se dan dos besos sólo a mujeres bien conocidas (amigas próximas). Además se empieza, como en Italia, por la mejilla izquierda. Esto hace que españoles o argentinos recién llegados pasen un periodo de adaptación chocando narices o dando besos en la boca por error. La costumbre está tan automatizada que si le preguntas a un español, es posible que piense que da igual el lado por donde hay que besar, pero cuando llegan a Hungría se dan cuenta de que no es así.

En Inglaterra, por ejemplo, en un saludo normal debes pretender estar siempre bien, incluso aunque no lo estés, esto es común culturalmente en muchos países occidentales, esa es la respuesta esperada. Solo puedes romper la regla con un buen amigo. Al igual que en Irlanda, los británicos son usualmente poco táctiles, aunque están mejorando en ese aspecto. Cuando conocen a alguien, o en una situación formal, suelen estrechar las manos, o solamente esbozar una sonrisa. Suelen abrazarse si existe un lazo de amistad, o besarse en las mejillas como en la mayoría de los casos entre dos mujeres, o entre un hombre y una mujer. Por ello es que los británicos tienen la fama de ser los europeos más adversos a besarse.

En Bélgica, Alemania, Suiza y Holanda lo normal es dar tres besos, empezando por la derecha, aunque en ésta última, Holanda, también existe la tradición de dar un pequeño beso en la boca entre los hombres y mujeres conocidos.

En Holanda, por ejemplo, sólo se dan tres besos cuando las dos personas se han presentado anteriormente, si se presentan por primera vez, se dan la mano.

En Noruega el saludo normal es simplemente hei. Cuando se despiden del trabajo por la tarde dicen buena cena: good middag entre ellos. Se presentan dándose la mano, sin usar títulos de cortesía, como lo son Sr, Sra, Dr, ni apellidos, ni en adultos o jóvenes. Todos usan el primer nombre, hasta el primer ministro es llamado simplemente Jens. Así como los británicos no son muy táctiles, sólo entre amigos se permiten algunos abrazos, hola y chau.

En Rusia, conocida ya es su tradición de dar tres besos, y en algunas regiones se llegan hasta lo seis. Otra costumbre es besarse en la boca, muy antigua por cierto, como dejaron plasmada en la famosa fotografía los dos líderes de la Unión Soviético y Alemania Oriental, Breznev y Honecker. Pero esto ya es sólo tradición, porque ahora sólo se besan los familiares muy cercanos y nunca dan más de dos besos. Entre hombres siempre se dan la mano y entre hombres y mujeres, aunque sean amigos, también. Sin embargo hasta hace un tiempo, besarse entre hombres sobre los labios como saludo o despedida era común y no consideraba un aspecto sexual, que fue adquiriendo a partir de la occidentalización de su cultura. 

En Alemania, actualmente tampoco suelen besarse, ni entre familia o amigos.  
 
En Turquía, suelen besar las manos de los ancianos, abuelas y abuelos, como forma de respeto similar al de India (quienes besan los pies). Primero besan las manos y después se hacen tocar la frente. Suelen besarse al despedirse y al encontrarse, entre hombres sueles saludarse hasta dos veces en la mejilla y abrazarse. Luego de besar a un niño suelen utilizar la palabra masallah la cual pretende proteger la belleza de los niños de las malas miradas. 

En Rumania la gente abraza y besa en la mejillas a menudo, mujer con mujer, mujer con hombre o incluso hombre con hombre, pero menos frecuentemente. 

Costumbres más extrañas se encuentran en África, donde en el norte de Malawi, el pueblo de los Ngá, se saludan sacudiendo el miembro viril del contrario, en dos sacudidas, o incluso tres si son familiares, si se dan más, puede incitar a opiniones homofóbicas. Las mujeres se dan apretones en los pechos, igualmente clasificadas.

Cuando se saludan hombres y mujeres el intercambio entre sacudidas es similar, y en caso de llegar hasta cuatro, significa que hay un interés del uno por el otro.

Esta singular forma de saludo viene de la creencia del algunas tribus que consideran un peligro besarse pues en la antigüedad creían que el alma se les podía escapar por la boca.

En el extremo opuesto de tanta familiaridad se encuentran los asiáticos. En China y Japón no se tocan para nada, o mucho menos que en regiones occidentales.

En Japón saludan inclinando la cabeza, y dependiendo del respeto que se tengan la inclinación será mayor. Los besos apasionados se dan en el cuello o en las manos, pero nunca en los labios, ya que según las tradiciones el beso es una forma de dar y recibir energía espiritual. Ahora más occidentalizados los besos son solo para la pareja.

En China a diferencia de los británicos, por ejemplo, son mas casuales, está bien decir que no estas tan bien, incluso en el primer encuentro. Por otro lado son incluso algo mas conservadores al conocer a alguien, usualmente inclinan leve y rápidamente la cabeza, acto que conlleva el término nod en inglés, y sonríen, o estrechan manos en situaciones formales. No suelen besarse en las mejillas entre desconocidos, ni siquiera entre amigos, puede llegar a ser una situación poco confortable para ellos.

En Tailandia, a su vez, no se tocan, abrazan o besan. En su lugar saludan a sus amigos, colegas y mayores con un gesto llamado wai, que es un gesto realizado uniendo las palmas de las manos en forma de un capullo de flor de loto en su pecho y bajando la cabeza de manera que su dedo pulgar toque su mentón (saludo a un amigo), su nariz (saludo a un padre), o llegando a sus cejas (saludo a un monje a la familia real). En estos días, las generaciones más jóvenes tienden a agitar sus manos y a abrazarse en saludos entre amigos.

En las Filipinas besar en las mejillas o abrazarse es solo para la familia y amigos cercanos. El beso entre hombres no fue adoptado y no está bien visto, se dan la mano cuando son recién presentados formal o informalmente. El saludo de buen día no es sólo eso, es algo mas, como decir hermoso día: Magandang Araw, una frase sobre la situación en la que se desarrolla la charla. También el término Magandang Tanghali utilizado para la tarde, no tiene una traducción directa, pero está relacionada a las diferentes comidas del día. También poseen expresiones traídas del español, como por ejemplo Kumusta? que obviamente parte del ¿como está?.

En la India, a la hora de saludarse, lo más normal es poner las manos juntas a la altura del pecho y decir Namaste, y si la persona es de un mayor rango, se inclinan y le tocan los pies en señal de respeto. Otras culturas indo asiáticas, se caracterizan por un reconocimiento olfativo de la otra persona. En India los saludos son indicadores de la relación de parentesco entre individuos dentro de la escala social. No sólo importa una cuestión de edades sino también los vínculos y el género. Amigos cercanos se abrazan, hombres abrazan a otros hombres, mujeres a otras mujeres, adultos abrazan a los niños de sus familias... pero no es común abrazar a los abuelos, por el contrario, se deben tocar sus pies y esperar recibir una bendición por una larga vida, un rápido casamiento, y numerosos hijos. No hay besos, solo se permite besar a niños mesuradamente en público. En la práctica de besar los pies pueden acontecer divertidas situaciones, donde en segundos, es decisivo descubrir quien es mayor en la jerarquía familiar, donde la edad no importa, por ejemplo, es sabido que sobrinos pueden ser mayores que sus propios tíos.

En el mundo musulmán lo más común es un estrechamiento de manos mientras dicen salam aleikum, tanto entre hombre como entre mujeres. Sin embargo, entre un hombre y una mujer nunca se tocan, a no ser que sean familiares, en tal caso se dan la mano y se abrazan, de manera similar a una palmada en la espalda, proseguida de tres besos en los que únicamente ponen la cara.

En Oceanía, más en concreto en algunas zonas de la Polinesia, la manera de saludar es muy similar a la de los esquimales. Las chicas nunca besan a sus amantes en la boca, y en su lugar pegan la nariz a las de su pareja y aspiran durante unos instantes. 

Según la Universidad de Bochum en Alemania, el 10% de la población mundial, unos 650 millones de personas, no se besa nunca, como en algunas tribus de Finlandia, en algunas regiones de China o en Mongolia, donde los padres no besan a sus hijos sino que les huelen la cabeza.

En África sub-meridional, Asia, Polinesia y en pequeñas culturas nativas americanas, el beso fue relativamente poco importante hasta la colonización Europea, también llamada colonización occidental, la cual continúa expandiéndose en todo el mundo.

Por el estudio de culturas aborígenes casi inmutables con el paso del tiempo (andamaneses por ejemplo) se infiere que los besos fueron originalmente usados como signo de afecto hacia los niños sin connotación sexual. 

Besar en culturas islámicas está prohibido entre dos miembros de diferente sexo que no estén casados y no tengan alguna relación de parentesco. Los besos en la mejilla son saludos muy comunes entre miembros del mismo sexo, siguiendo el patrón sud europeo. 

Los registros que la Historia ha dejado en innumerables textos, dibujos, grabados, fotografías, etc. también muestran cómo la cultura o las religiones han influido en la expresión del amor, pública y privadamente. En el antiguo Egipto, la reina Cleopatra, pese a su erótica fama, es más que probable que nunca besara o fuera besada por ninguno de sus amantes. Hecho tan sorprendente como que todavía los maoríes siguen mordiéndose en la cara en vez de besarse.

Se usen o no, los besos son mundialmente conocidos, su uso en el saludo amable, independientemente del género, se está extendiendo cada vez más, y en algunos lugares, anteriormente reacios, ofenden cada vez menos!

Les mando un beso!

3 comments:

  1. Muy buena informacion te felicito,saludos....

    ReplyDelete
  2. Esto está muy chévere, un beso para ti también!

    ReplyDelete